Tributo del Día de la Madre a las Mujeres de Mi Familia

 

motherday31 (1)

Ser madre es contemplar como tu corazón se sale de tu cuerpo.

Mientras reflexionaba sobre el Día de la Madre, me puse a pensar en las madres de mi propia familia. Algunas de nosotras llevamos la crianza de los niños en el ADN; mientras que otras nunca recibimos la notificación. A algunas se nos da de maravilla; las otras seguimos aprendiendo a base de ir probando. Ninguna de nosotras es perfecta o lo tiene todo bajo control. Pero pase lo que pase no importa: la estirpe de nuestra sangre fluye con fuerza, y nuestros corazones son sinceros. Los hijos son una bendición. Estoy convencida de que cuando miramos a nuestros hijos, pequeños y mayores, el latido de nuestro corazón siempre se acelera. Algunas de nosotras nos acostumbramos a nuestro papel, otras, no tanto. Nadie me dio nunca un manual sobre cómo ser madre, y aunque lo hicieran, lo más probable es que quien lo hubiera escrito no tuviera hijos propios. ¿Por qué? Porque se aprende con la experiencia, y aprendemos a base de hacer pruebas, cometer errores y volver a probar.  

 

Al mirar a los ojos de cada Madre aquí representada, veo la tristeza de algunas oraciones sin respuesta, la preocupación por el mañana, el pesar por el pasado, y el miedo al fracaso. Pero también veo amor, alegría, perseverancia, y ternura, sentido de pertenencia, orgullo, y esperanza en el futuro — en un mañana mejor.

Mi madre siempre me decía una cosa que vale la pena repetir: Puedes tener diez padres pero madre no hay más que una.

Madres, poneos en la brecha por vuestros hijos. Nunca los abandonéis, sin importar lo que hagan. Y que en el crepúsculo de nuestras vidas,  nuestros hijos tampoco nos abandonen.

 

 

Posted in familia, Tributo del Día de la Madre | Tagged , , , | Leave a comment

Porque Yo Escribo

Yo escribo porqué quiero inspirar, animar e informar. Pero también escribo por la misma razón :

 un canario canta en su jaula

canary-border-fancy2

una bellota crece en un roble que da sombra

3c452485c41a0e9de3ba64a3c9df6566

un pequeño patito se convierte en un cisne lleno de gracia

cf658068753258189c5c427a98c96d32

un oruga se transforma en una bella mariposa

2cf4e845a02ec710dc1bce311b357209

un sueño se convierte en una realidad

26740191506989120_xO8xfFCw_c

los gatos contentos ronronean

5e908df8f69b673b769447f6c4708436

un capullo florece en una preciosa rosa

6d7f3b43bdcd86d99652252613384dce

una cabra montañera escala los Rockies

44a14980e5100f6e6e73e85da479fa66

los rizos de agua forman una ola majestuosa

20f867f8c8561e4df697de964552d684

un águila abre sus alas y se lleva

2deb988a27e81b9146b9b3fa5aca645c

un niño vaila en la lluvia

63efc787afb435f9468cc509121fdccd

Posted in Escribiendo | Tagged , , , , , | Leave a comment

La Alegria Llega en la Mañana

Mi corazoñ está pesado, Señor. No puedo continuar otro día.

El sol está escondiendo su cara de mi. Sueños están triturandos. Mi corazón está rato. El sueño se me escapa. Mis ojos están hinchados de las lagrimas que nunca cesan. Mi cabeza y mis hombres estan caidos. Mis pies se sienten como si estuvieran caminando sobre el concreto.

Pero Tu dices: Ten fe en Mi.

No sé si puedo seguir hacía adelante. No sé si pueda dar otro paso, otra hora, otro segundo. ¡Hoy no puedo! Señor, me siento derrotada. No tengo nada para dar. Esta obscuridad no se levanta.

Hay problemas a cada lado, obscuridad alrededor. La carga es muy pesada. El valle es muy largo. El mar es muy ancho. El hoyo muy profundo.

Señor. ¡No me dejes así! ¡No te olvides de mí ahora!

¿A quién tengo a mi lado, sino a Ti, Señor?

Por favor Dios mio, ayúdame a vivir.

Si, me hija, El me susurra …

Yo estoy aqui. 

Talvez … solo tal vez, trataré de nuevo mañana.

iseseekgraphic

Nota:

Me he sentido conmovida anotar estas palabras.

No se para quíen es este mensaje, pero tú sabes quién tu eres … 

Que la esperanza se levante a través de tú espíritu y podas sentir la paz del Padre, como solo El puede darnor en medio de la tormenta. Que El llene el vacio que tienes y pueda curar el dolor de tu corazón. 

Si, El te ama tal como eres, pero te ama demasiado para dejarte en ese lugar.

Con amor, Mary.

Posted in Inspirador, oración | Tagged , , , | Leave a comment

El Chupacabra En Nuestra Bañera

chupacabra-medium

“Yo dibujo igual de bien que tío y que tu,” dijo mi hermano mayor Ruben, dándolo como un hecho.

“Oh no, tu no,” le conteste corrigiéndolo.

“Oh si, yo puedo.”

“No puedes.”

“Puedo–“

“¡Niños! ¡Cállense ya!” Interrumpe abuela. “Por eso es que ustedes dos no pueden estar juntos.”

Ruben y yo nos miramos perplejos por lo que ella acababa de decir. Ruben y yo teníamos que intercambiar los días que nos tocaba visitar a Papi. Éramos inquietos. Jugábamos desordenadamente y sin control. Cuando Papi venia los fines de semanas a buscarnos dejábamos a Ruben en casa de los abuelos o de Mamá. Este era el arreglo normalmente. En ocasiones muy raras visitábamos juntos.

Mi hermano me provocaba para obtener una reacción de mi. Y el fin de semana en casa de Papi no era una excepción.

“Venga, ya.” Ruben movía sus brazos impacientemente parecía que se le fueran a caer, parado frente a la puerta abierta del cuarto de baño.

La curiosidad me ganaba. “Espérate ahí,” yo le dije tratando de que mi voz se pareciera a la de  a Mama.

Mi hermano mayor se parecía al gato que se trago el pájaro, o el canario, o algo.

“Mas vale que no me estés engañando,” le advertí.

“No seas tan sentimental,” me dijo, practicando esas palabras grandes.

“No lo soy.”

“Si lo eres, y nunca vas a adivinar lo que hay aquí.”

“Oh si.”

“Oh no.”

“Dame una idea.”

Ruben sacudó su cabeza. “Negativo.”

“Ahí no hay na.” Di una patada en el piso y cruze mis brazos muriéndome por saber lo que había allí dentro. “Estas tratando de engañarme.”

Parado frente a la cortina cerrada del baño mientras la aguantaba. “¿Lista?” me pregunta Ruben, con sus ojos espantados.

“Dale. Ahí no hay na.”

“Oh, si…es…” de repente Ruben le da un jalón y abre la cortina y grita “¡El Chupacabra!”

Yo solté un grito bien prolongado mientras miraba esa cosa flotando en la bañera.

Papi vino corriendo y casi sin respiración y pregunta, “¿Que fue?” demandando respuesta. “¿Que pasa? ¿Que pasa aquí? ¡Caramba! Los oigo desde afuera.”

“Papi, Ruben me dijo que es es ‘El Abra Ca Dabra que se chupa las cabras'”, dije mientras lloraba y sin saber pronunciar las palabras.

“¿Que? ¡Oye! ¿Que te pasa a ti?” Papi demandaba saber, hablando con su acento. “¿Porque tu no juegas agradablemente? No le hagas eso a tu hermana,” dandole un cogotazo por la cabeza.

Mi hermano estaba estremecido, pero sonriente me decía entre dientes, “boba,” mientras se iba.

“Mija, ¿tu sabes que es esto?” mientras me tomaba de los hombros.

“¡Esto es un cerdo color de rosa!” yo chille. “¿Porque eso esta en la bañera con agua?”

“Gloria va a hacer un pernil nos lo vamos a comer.”

“¿Puerco asado? Ay no, Papi, eso es asqueroso.”

“¿De que tu hablas? Te apuesto que nunca lo has comido anteriormente,” me dijo mientras cerraba la cortina de baño. “Ya veras,” y guiñando el ojo me toma de la mano. “Va a saber tan rico.”

Pues, si mi Papi decía algo, usualmente el tenia la razón.

Estaba delicioso.

Posted in El Chupacabra, memoria | Tagged , , , , | Leave a comment

Ella no es Difícil, Es Tenaz

En casa de mis abuelos al llegar el fin de semana salíamos a comprar para el “Pantry Pride.”

Abuela empujaba su carrito de dos ruedas detrás de ella, y abuelo y yo cargábamos el resto de los comestibles mientras cacareábamos por el camino.

“Tu sabes, jovencita,” me dice abuelo, “Vas a tener unas piernas largas cuando crezcas.”

“¿Tan largas como las tuyas, abuelo?” Le pregunte tratando de mantenerme a la par.

“No, yo no creo.”

“¿Van a ser tan largas como la abuela?”

“Bueno, puede que halla una posibilidad.”

“¿Y las de mama?”

“Aja. Creo que van a ser mas largas que las de tu mama.”

“Entonces seré mas alta que ella.” Me fui dando saltos mientras pensaba acerca de esto.

“Si, si, creo que tienes razón,” contesto abuelo jocosamente.

No podíamos caminar muy rápido debido a que los pies de abuela estaban enfermos.

Una mañana salimos para la iglesia un poco mas tarde de lo usual, y abuela insistió que nos fuéramos alante para detener el autobús antes de que se fuera. Cortábamos camino yéndonos por las vías del tren. Trotar por ese pedregal era difícil, sin embargo avanzábamos determinados a parar el autobus.

“Papa,” gimió una pequeña voz. No escuchamos bien la primera vez. Luego escuchamos la voz nuevamente seguido de un quejido, al voltearnos jamás nos hubiéramos imaginado que era abuela, se había caído de cara en el pedregal. Abuelo rápidamente y con gran agilidad llega donde ella y la ayuda a sentarse.

La frente estaba sangrando por la caída. Me asuste al ver tanta sangre. Sentía mucha pena y ala vez me sentía impotente. Por qué no me quede a su lado?. Le hubiera dado mi brazo para que se apoyara en el.

Nos devolvimos para la casa juntos. Cuando llegamos abuela cojeaba hacia el cuarto de baño donde abuelo la ayudo a limpiar su cara con un pañito. Para nuestra sorpresa ella insistió que volviéramos a salir.

“Vamos para la Iglesia aunque lleguemos tarde,” dijo ella.

“¿Pero no te vas ni a cambiar la blusa?” Le pregunta abuelo.

“¡No señor!” dijo abuela con carácter definido. “Me voy tal y como estoy.”

Posted in familia, memoria | Tagged , , , , | Leave a comment

El Día que la Tierra se Detuvo

“¡No, no otra vez! !No ahora!” Exclame desde el cuarto de baño. Déjame llamar a Marisa. Ella siempre a sido fuerte. Ella tiene buen juicio.

Tome el teléfono y marque su numero, al ella contestar, yo con voz exasperada le dije, “¡Estoy embárazada!” Ella me dará aliento, pensé.

“Mary,” comenzo diciendo.”¿Como vas a cuidar de otro bebe?”

Bueno, parece que no.

“¿Que vas a hacer?” exclamó Marisa.

Bueno, pense yo. Si hubiera sabido esto no la hubiera llamado. Pense que recibiría algún aliento, algún consuelo, un refuerzo, guianza, o, soporte.

“Yo…yo no se, pensé–”

“¿En que estabas pensando, Mary?” me dice con exasperación. “Solo tienes 21 años. Tienes tres hijos, y viene el numero cuatro. Tu esposo toma mucho, trabaja cuando le parece, tienes una hija con ecesidades especiales, y ustedes no tienen dinero suficiente…!”

Mi mente comenzó a dar vueltas. Estaba colgando por un hilito, toda esperanza se iba desapareciendo. Esta bien, dime algo que yo no se, a quien estoy engañando. Marisa tiene razón. No. Puedo. Continuar.

Luego añadió, “Yo te ayudo, pero si te practicas un aborto, yo te lo pago.”

¿Entonces, eso es? ¿Así de fácil resolveré esta situación, asi de rápido . . . terminaría con una vida inocente?

“Tendre que pensarlo,” murmure entre dientes. “Déjame pensarlo esta noche. Luego hablamos.”

¿Seria posible que yo acababa de responder de esta manera?

Colgue el teléfono, tenia un conflicto conmigo misma, me pesaban las emociones. Mi mundo acaba de detenerse. Mi corazón pesado. Mientras pasaba mi mano sobre mi vientre y me decía: yo no puedo tener otro bebe. ¿Pero,consideraría yo esta solución como una salida?

Las niñas dormian en su habitacion. Su padre, solo Dios sabia donde estaba. Me senté sola y a obscuras sobre mi cama con mis piernas cruzadas. Me dolia la cabeza, sentía nudos en el estomago. Me azotaban olas de desesperanza. Entonces, las memorias de la casa de mis abuelos se asomaron, pues allí había sido el único lugar en donde yo había encontrado seguridad como una sabana que me cubría. Entendi que me estaba hundiendo. Rapidamente.

¿Pero que le sucedió a mi ancla de Fe? ¿Mi esperanza?¿No es Dios lo suficientemente grande como para resolver mis líos? Tengo que admitir que he estado muy ocupada para acordarme de El. Y ahora que lo necesito ¿se acordara El de mi? De repente se me ocurre pensar que: ¿Sino puede confiar en El entonces para que seguir hacia adelant?

En ese instante ore como nunca antes había orado. Empapándome de la palabra de Dios. El libro de los Salmos siempre me había confortado, y en esa noche antes de dormirme llego mi momento “Aja,” luego de haber leído el Salmos 139:13 “Porque Tu formastes mis entrañas; me entretejistes en el vientre de mi madre.” ¡No podía quitarle la vida a mi hijo no nacido sabiendo que la vida que estaba dentro de mi me la había dado Dios!

Llego la mañana. Un nuevo día. Un nuevo comienzo. Habia resulto lo que iba a decidir. Mi Fe resplandecía. Dios siempre había cuidado de mi. Habia determinado confiar en El. El me cargaría en sus brazos. Yo creo Señor, ayuda mi incredulidad. Dame de tu Gracia para poder permanecer.

Tome el teléfono y marque el numéro de Marisa.

“Gracias, pero, no gracias.”

“Mary, piensalo–”

“¡No! ¿Pensar Que? Voy a caminar confiando en Dios. Tu conoces mis convicciones. Pense que también eran las tuyas.”

“Mary, solo estaba tratando…”

“¿Si, de que manera?” le interrumpo, mientras caminaba de aquí para alla. “¿Ofreciéndome un aborto? Vine a donde ti cabizbaja, buscando aliento y oración. Necesitaba escuchar palabras con ‘Esperanzas’ que podían ir mas alla de mi dolor, pero no me las distes, ni quisistes dármelas.”

“Pero Mary, eres joven, yo he vivido mas que tu–”

“¡Tú nunca tuvistes hijos!”

“Mary, yo contraje matrimonio con un cretino también, y ellos nunca cambian.” Marisa continuo dando razones por las cuales ella solo estaba pensando en mi bienestar.

Luego de un largo silencio ya no había nada que decir, colgamos el teléfono.

Pensé en una lección que había aprendido acerca de Job. Cuando el llama a sus amigos “consoladores molestos” pues en vez de consolarlo lo juzgaron, y aun su esposa le dice “maldice a Dios y muérete.” Estos en vez de ayudarlo querían mas bien hundirlo, aumentando así sus problemas.

Marisa y yo nos alejamos cada una por su propio camino. Nuestra amistad culmino ese día.

Pasaron los dias, semanas y meses unos sobre otros; mis problemas se quedaron atrás, y con mi corazón rebosando y mis ojos llenos de lagrimas, me incline a besar a mi recién nacido. “Hola, Daniel Michael,” le susurre. “Soy tu mami.”

En poco tiempo, mi pequeño hijo de cabellos rizados, andaba correteando. Y con aquellos ojos obscuros que cada vez que me miran tocan mi corazón.

Daniel

28916_1453827833528_7338531_n

De repente, en un abrir y cerrar de ojos ese niño es un joven guapo y fuerte. Tengo que alzae mis ojos para contemplarlo.

Nota: Comparto esta historia no para condenar, juzgar, criticar, ni minimizar a alguien que tome una decisión distinta a la mía, por cualquiera que sea su situación. He cometido muchos errores en mi vida. Comparto mi historia ya que en esta ocasión, fui lo suficiente fuerte para poder tomar la mejor decisión para mi. Creo que la fuerza que necesitaba me llego al orar al Padre Celestial. Tengo algunos remordimientos en mi vida pero, nunca me he arrepentido  de haber tenido a mi único varón hacen 32 años.

Posted in lucha, memoria, Pro-Vida | Tagged , , , , , , | Leave a comment

Al Corazón de Una Madre

Han escrito algunos comentarios acerca de como se hizo la película “Son of God” (Hijo de Dios), y también acerca de los que trabajaron detrás del escenario. Sin entrar en lujos de detalles al respecto, compartire lo que toco profundamente mi vida al ver la película.

Pude sentir lo que significo para Jesus al extender su mano hacia Barrabas y lo friso parado. No puedo decir que alguna vez he sido tocada por un ángel. Sin embargo, si creo haber sido tocada por la mano de Dios alguna vez en mi vida, de tal manera que me friso parada, me hizo mirar al cielo, y examinarme a mi misma.


Son Of God movie - pic 19
Enfoque mi atención en María, en lo que ella sintió a través de todo lo sucedido. Ella sabia que su Hijo tenia un propósito, una mision que cumplir. Pero ella no sabia que precio le costaría pagar, tampoco cuanto le tocaría presenciar a través del camino. ¿Cómo puede una madre no añorar proteger a su hijo? ¿Cómo no llorar cuando ellos duelen? No sufrir cuando están perdidos? Una madre desea siempre proteger a sus hijos del dolor, secar sus lagrimas, ser su escudo en contra de los golpes,  y sanar sus heridas, aun después de ser adultos.

Llore cuando María estrecho sus manos hacia Jesús queriendo, necesitando, añorando abrazarlo cerca. Pero no pudo. No estaba escrito. Su tiempo había llegado. Ella lo sabia, siempre lo supo. Mientras, ella veía como El abrazaba la cruz.

CrossMe maraville al ver como ella había resuelto ser fuerte, aceptando la voluntad de Dios acerca de Jesús, hasta la cruz. Me imagino cuan duro debió haber sido todo. Mi escena preferida de la película fue cuando María  logra tocar a Jesús, aunque la cruz estaba de por medio, ambos con sus manos sosteniendola. No que necesariamente María tenia algo que ver con Su misión, pero ella abrazo el plan de Su vida. De su muerte.

Soltar, no es facil de hacer. Pero necesario.

En este mundo cada uno tiene una cruz que cargar. Jesús dijo “El que no quiera cargar su propia cruz, y venir en pos de mi, no puede ser mi discípulo.” Lucas 14:27. No es fácil pues la cruz se hace pesada, pero no mas pesada que Su Gracia. Estoy tan agradecida de esa cruz, y también, por que Dios hace nuevas todas las cosas.

Madre, abraza hoy a tus hijos. Jamas dejes de orar por ellos.

Posted in corazón de una madre, Hijo de Dios | Tagged , , , | Leave a comment