Tocado por un Ángel

Adoré a mi hermanita creciendo tan rápido. Ver su rostro radiante en la ventana destacó mi día después de la escuela. Ella siempre estiraba la mano para cargar mis libros, sin importar cuán pesado. Después de compartir un refrigerio, luego tiempo para la tarea. Anna tomó siestas o jugó sola, mientras yo terminaba mis estudios. Luego saldríamos a caminar.

Ella amaba el aire libre. Nuestras salidas se convirtieron en aventuras, me hizo sentir bien verla saltar y saltar a mi lado. Si algo despertó su curiosidad, nos detenemos, ya sea para encontrar el nido de un pájaro caído o para ver a un gusano retorcerse debajo de una roca para esconderse. Escuchamos a los sinsontes mientras reuníamos ramitas de flores silvestres blancas, y el hibisco rojo y las maravillas amarillas hinchadas en flor, oliendo su fragancia antes de llevar algo a casa para mamá.

Anna saludó alegremente a todos los que pasamos. “Qué hermoso ángel es”, decían. Su sonrisa encantadora y sus ojos azules y vigilantes hipnotizados. El calor de su risa alegre penetró corazones, incluido el mío. “Ella es mi hermana”, me jactaba con orgullo. El semblante de Anna irradiaba alegría. Aprecié su espíritu despreocupado y saboreé su inocencia.

Desde que mamá se quedó en la cama hasta las tardes, Anna y yo solíamos comer un tazón de copos de maíz para el desayuno. Veríamos Sesame Street en el tubo blanco y negro. Cada vez que aparecía Big Bird, mi hermana chillaba y aplaudía. Luego, cuando apareció el Barrio del Sr. Rogers, cantamos junto con él.

Comimos nuestras comidas sentados en cojines en el suelo. No teníamos un horario programado para comer. El tiempo de comida consistía en simples sándwiches de mortadela, una lata caliente de SpaghettiOs o, a veces, una lata de sopa de tomate. En ocasiones especiales, comimos cenas de TV con pollo Swanson.

Mamá esperaba que cuidara a mi hermana. Por las tardes, cuando ella y Jimmy salieron, Anna y yo nos quedamos en casa solos. Nos acostamos en el piso para colorear o jugamos dentro de nuestra carpa con manta, haciendo fiestas de té con nuestros vasos de plástico. A veces leo en voz alta, inventando las palabras que no sabía. Nos quedamos despiertos hasta que nos dio sueño.

Lo que hicimos, hacerlo juntos fue más divertido que estar solos.

Una tarde en particular, mientras contemplaba el melancolía de mi hermana, una repentina sensación de tristeza me invadió. Las lágrimas nublaron mis ojos. Algo ardió dentro de mi pecho. Grité: “¡Por favor, Dios, no dejes que nada malo le pase!”

Anna me miró con sus ojos gentiles y confiados.

“Te protegeré”, le susurré. “Para siempre.”

Antes de acostarse, repetimos la oración de un niño que la abuela me enseñó, una que colgaba en la pared:

“. . . Te ruego, Señor, que guardes mi alma. . . ”

Esa noche me aferré a mi hermana y me guardé la extraña premonición.

Excerpt of Chapter 4: The Little Green Dress in Running in Heels: A Memoir of Grit and Grace
21231327_10214743169960703_4319283056196831558_n

En memoria de mi ángel, mi hermana nació el 23 de septiembre de 1966.
Tomado demasiado pronto de nosotros el 22 de octubre de 1968.
Te amaré por siempre, de verdad y para siempre.
“Iré a ella, pero ella no volverá a mí”.
2 Sam. 12:23

 

 

 

 

 

 

 

 

About Mary

I am of Puerto Rican descent, a mother of four grown children, "Mimi" to a couple of gorgeous grandchildren, and happily married the second time to a phenomenal man for twenty-five years. Life is not always easy (and I was not born with a silver spoon in my mouth). But God gives us life, and life is precious and worth living at any cost. After several years of working on my memoir, and a few months of querying to literary agents for publication, I have joined forces and signed a contract with Chart House Press. I am excited to announce "Running in Heels - A Memoir of Grit and Grace," launches in Feb. 2015. I've always known I have a story to tell (don't we all?). My prayer and desire: When you read my story, may you grow, be inspired and be encouraged. This is a promise of hope for anyone who was abandoned as a child, to anyone who woke up hungry and went to bed hungrier every day, for every wife who loved a husband who left bruises on her heart and on her body. We don't have to let our past dictate our future! Thank you for stopping by. Come journey with me.
This entry was posted in Ángel, En Memoria Amorosa and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Dejar una respuesta

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s