El Chupacabra En Nuestra Bañera

chupacabra-medium

“Yo dibujo igual de bien que tío y que tu,” dijo mi hermano mayor Ruben, dándolo como un hecho.

“Oh no, tu no,” le conteste corrigiéndolo.

“Oh si, yo puedo.”

“No puedes.”

“Puedo–“

“¡Niños! ¡Cállense ya!” Interrumpe abuela. “Por eso es que ustedes dos no pueden estar juntos.”

Ruben y yo nos miramos perplejos por lo que ella acababa de decir. Ruben y yo teníamos que intercambiar los días que nos tocaba visitar a Papi. Éramos inquietos. Jugábamos desordenadamente y sin control. Cuando Papi venia los fines de semanas a buscarnos dejábamos a Ruben en casa de los abuelos o de Mamá. Este era el arreglo normalmente. En ocasiones muy raras visitábamos juntos.

Mi hermano me provocaba para obtener una reacción de mi. Y el fin de semana en casa de Papi no era una excepción.

“Venga, ya.” Ruben movía sus brazos impacientemente parecía que se le fueran a caer, parado frente a la puerta abierta del cuarto de baño.

La curiosidad me ganaba. “Espérate ahí,” yo le dije tratando de que mi voz se pareciera a la de  a Mama.

Mi hermano mayor se parecía al gato que se trago el pájaro, o el canario, o algo.

“Mas vale que no me estés engañando,” le advertí.

“No seas tan sentimental,” me dijo, practicando esas palabras grandes.

“No lo soy.”

“Si lo eres, y nunca vas a adivinar lo que hay aquí.”

“Oh si.”

“Oh no.”

“Dame una idea.”

Ruben sacudó su cabeza. “Negativo.”

“Ahí no hay na.” Di una patada en el piso y cruze mis brazos muriéndome por saber lo que había allí dentro. “Estas tratando de engañarme.”

Parado frente a la cortina cerrada del baño mientras la aguantaba. “¿Lista?” me pregunta Ruben, con sus ojos espantados.

“Dale. Ahí no hay na.”

“Oh, si…es…” de repente Ruben le da un jalón y abre la cortina y grita “¡El Chupacabra!”

Yo solté un grito bien prolongado mientras miraba esa cosa flotando en la bañera.

Papi vino corriendo y casi sin respiración y pregunta, “¿Que fue?” demandando respuesta. “¿Que pasa? ¿Que pasa aquí? ¡Caramba! Los oigo desde afuera.”

“Papi, Ruben me dijo que es es ‘El Abra Ca Dabra que se chupa las cabras'”, dije mientras lloraba y sin saber pronunciar las palabras.

“¿Que? ¡Oye! ¿Que te pasa a ti?” Papi demandaba saber, hablando con su acento. “¿Porque tu no juegas agradablemente? No le hagas eso a tu hermana,” dandole un cogotazo por la cabeza.

Mi hermano estaba estremecido, pero sonriente me decía entre dientes, “boba,” mientras se iba.

“Mija, ¿tu sabes que es esto?” mientras me tomaba de los hombros.

“¡Esto es un cerdo color de rosa!” yo chille. “¿Porque eso esta en la bañera con agua?”

“Gloria va a hacer un pernil nos lo vamos a comer.”

“¿Puerco asado? Ay no, Papi, eso es asqueroso.”

“¿De que tu hablas? Te apuesto que nunca lo has comido anteriormente,” me dijo mientras cerraba la cortina de baño. “Ya veras,” y guiñando el ojo me toma de la mano. “Va a saber tan rico.”

Pues, si mi Papi decía algo, usualmente el tenia la razón.

Estaba delicioso.

Advertisements

About Mary

I am of Puerto Rican descent, a mother of four grown children, "Mimi" to a couple of gorgeous grandchildren, and happily married the second time to a phenomenal man for twenty-two years. Life is not always easy (and I was not born with a silver spoon in my mouth). But God gives us life, and life is precious and worth living at any cost. After several years of working on my memoir, and a few months of querying to literary agents for publication, I have joined forces and signed a contract with Chart House Press. I am excited to announce "Running in Heels - A Memoir of Grit and Grace," launches in Feb. 2015. I've always known I have a story to tell (don't we all?). My prayer and desire: When you read my story, may you grow, be inspired and be encouraged. This is a promise of hope for anyone who was abandoned as a child, to anyone who woke up hungry and went to bed hungrier every day, for every wife who loved a husband who left bruises on her heart and on her body. We don't have to let our past dictate our future! Thank you for stopping by. Come journey with me.
This entry was posted in El Chupacabra, memoria and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Dejar una respuesta

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s